La NASA lanzará en 2022 una nave contra el asteroide Dimorphos, para desviarlo

El asteroide no supone ningún riesgo para la Tierra, pero el objetivo de la misión, además de investigarlo, es comprobar que es posible desviar asteroides que puedan ser peligrosos.

La NASA lanzará en 2022 una nave que impactará contra el asteroide Dimorphos, con el objetivo de desviarlo. Dimorphos no supone ningún riesgo para la Tierra, pero la misión, llamada DART, quiere comprobar si es posible desviar asteroides que, por la posibilidad de que impacten contra nuestro planeta, puedan ser peligrosos.

En concreto, Dimorphos es el asteroide más pequeño de Didymos, un sistema binario de asteroides cercanos a la Tierra. Su cuerpo principal tiene unos 780 metros de ancho, en tanto que Dimorphos, su luna menor, apenas alcanza los 160 metros de diámetro; aproximadamente, el tamaño de la Gran Pirámide de Egipto.

En 2022, Dimorphos será el objetivo de la misión Prueba de Redireccionamiento de Doble Asteroide, DART, de la NASA, que, por primera vez demostrará a escala completa una tecnología de desvío de asteroides para defensa planetaria.

Dos años más tarde, en 2024, se lanzará la misión Hera, de la Agencia Espacial Europea (ESA), con el fin de estudiar Dimorphos de cerca, además de Didymos, tras el impacto de DART.

Primer cuerpo celeste alterado intencionadamente por la intervención humana

“Dimorphos significa ‘dos formas’ en griego”, explica Kleomenis Tsiganis, científico planetario de la Universidad Aristóteles de Tesalónica (Grecia) y miembro de los equipos de DART y Hera. Él fue quien propuso el nombre del asteroide que va a intentar desviar la NASA.

Según detalla Tsiganis, este nombre fue elegido pensando en que, en el futuro, será el primer cuerpo celeste cuya forma física se habrá visto alterada intencionadamente por la intervención humana, tras el impacto de DART.

“Así, nosotros lo conoceremos con dos formas distintas: la que verá DART antes del impacto, y la que estudiará Hera unos años después”, expone.

Se espera que el impacto de DART sobre Dimorphos desvíe su órbita alrededor de Didymos, y cree un cráter que la nave Hera investigará cuando llegue, varios años después.

El impacto propiamente dicho será registrado mediante un dispositivo que DART desplegará varios días antes de alcanzar el asteroide, mientras que los efectos a largo plazo se estudiarán con ayuda de telescopios espaciales y terrestres.

La misión Hera también desplegará dispositivos que realizarán investigaciones detalladas adicionales, como explica el científico de la misión Michael Kueppers: “La nave Juventas será la primera de la historia en usar radar de baja frecuencia para hacer un barrido del interior de un asteroide. Comprender esta estructura interior es un paso fundamental para interpretar correctamente el impacto de DART en Dimorphos”.

Didymos fue detectado por primera vez en 1996. Al principio, se creyó que era un único objeto, y que no cumplía los criterios para recibir un nombre oficial, pues los observadores han de trazar una órbita uniforme y confirmar que el objeto no se perderá en el espacio antes de solicitar formalmente una designación.

Más tarde, en 2003, mientras Petr Pravec, astrónomo planetario del observatorio Ondrejov (República Checa), seguía el brillo del asteroide sin nombre, detectó un patrón que indicaba la posibilidad de que un satélite orbitara el objeto principal.